Schiller y Ausias March pudriendo mujeres o El ocaso de los ídolos #2

(El laurel de bronce y piedra: levantadlo si es que podéis). Yo he creído en ti luz fatua que dirige la proa a la catarata timón torcido en la mano que encara la demencia a la verdad. Pero el peso es el mismo da igual el reconocimiento yo he creído en ti en tu poesía mas no eres coherente por deporte con todas fornicas. Corona de falsedad vómito preñado de bastardo retrasado. Despeñado has altos ideales que otros esculpieron con tormento no importan las consecuencias: yo yo yo el mejor y más dotado. Has golpeado al amor a la cara mientras tu mentirosa pluma lo exaltaba: la tinta no puede elevar nada has sucumbido al abismo en tu pene podrido escupiendo deformidades y contaminando mujeres ignorantes sedientas de notoriedad y posesión por un “verdadero poeta” al precio que sea. Beneficio demostrado de la Poética Ciencia eres: antagonista contrario de lo que Ella predica pues toda escritura es porquería y lo vivido es lo que cuenta. Calamidad tu retorno destruido ¿qué te queda? zombis de mujeres en hilera. Grita de dolor tu pene se cuartea amarga serpiente costra impenitente y tu gloria es ninguna (qué mas da que los hombres te recuerden): como tú pasajera tu obra destinada al bostezo al tedio de los siglos a que ningún amante la perpetúe ni la lleve a la expansión por afuera de la Tierra. Harto de vino y tinta sólo los auténticos poetas abren paso y erigen los pilares donde dioses y estrellas asientan sus doctrinas.

APOLONIO GUILLIAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s