Mientras los gorriones pían y recogen migas

He vuelto hoy también sobre la senda de polvo a currar a Sollana y tomo ya desde el año pasado un café con hielo en el mismo sitio (Athenea se llama el lugar pero debería llamarse Afrodita) y ella estaba ahí sonriente en la terraza cargada de vasos retirando mesas, me espeta contenta en valenciano: café con leche? Y yo le contesto: sí y una botella de agua. Mientras, intento corregir un poema llega ella alegre y le digo: (ya lo sabía) te llamas Ruth, no? Ella sonríe y me contesta: qué buena memoria mi nombre es cortito y fácil de recordar exhalo con timidez; y charlamos un rato de tonterías hasta que la llaman de la cocina, lo que ella no ha intuido es que ayer por la noche cascándomela a su salud me dejé el pene en carne viva.

APOLONIO GUILLIAN

Un comentario Agrega el tuyo

  1. wolfman dice:

    No lo habia intuido… no intuido… habia… no… jajajaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s