Decreto divino

Senda laberíntica entre los muros de cristal del viento espejos que reflejan los rostros que más odio: el de los hombres acomodados sin inquietudes que viven como si el Tiempo sólo les tuviera en cuenta a ellos y que ya lo saben todo de la vida y la muerte les concederá vírgenes tiernas y suicidas para satisfacer su corazón carcomido y lleno de inquina y ponzoña. Pero lo que no saben, palabra de las alturas, es que les quitarán hasta las esposas y las hijas, así que por mí se pueden percular unos a otros como dijo AP en una sobria y magnífica profecía: varones machitos daos por culo todos.

APOLONIO GUILLIAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s