Batalla de gorriones

Recuerdo ya hace mucho cuando joven joven en la cita anual de ex alumnos de EGB que las chicas triplicaban los chicos. Yo todo xuzco no recuerdo que pude haber tomado: quizá una cápsula o una pastilla y cocaína con toda seguridad. Todo suelto iba calentando bragas a las ex alumnas mayores como subido en una nube de inspiración que enamoraría a la misma Angelina Jolie. La cuestión fue que empezaron a tirarse de los pelos y arrojarse al suelo unas a otras disputándome entre cuatro cinco y recuerdo decir a Vicenta, que otrora fue mi nana: es mío. Tal era la gracia del fuego ardiente del verano que quemaba chochos y el que no ligaba era porque era un tímido de cojones. Yo más pasado que una rosca tenía una en el entreojo que se llamaba Mila y la abordé más ella se refugió entre sus amigas. Entre raya y cubata iba yo perdiendo la gracia que ya bamboleaba entre la lucidez psicotrópica y la inconscencia y ataqué de nuevo Mila que ya espantada me huía. Y así acabé, décadas después ella aún no me saluda si me ve (tenemos la misma carrera ya ves), a retortijones entre sábanas empapadas chorreantes de sudor pasando la mano por la pared.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s