Entre la espada y la pared

Claudia que lástima que lo nuestro Sonia lo impidió: éramos jóvenes y bellos y aún quedaban canciones en nuestros corazones entre las dos érais muy guapas ella rubia y tu morena, ambas de cuerpos esculpidos: te prefería a ti (tal vez porque te me antojabas a Nagisa) pero asustada te apartabas aún yo gustándote mientras Sonia reía y tú llorabas.

AP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s