Dos rientes borrachuzos

Aún oliéndote el parrús a ácido úrico me amorré y te hice la mamada de tu vida después tu cumpliste también y con cuatro sorbidos vaciaste el líquido de mi seta, Pilu. Qué poco duramos: el amor se rió de nosotros.

AP

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s