El Anticristo (Concepto muy limitado: Dejjal mola más)

Asco náusea agonía y vómitos vuelvo a pisar los adoquines de Aquí he tornado tras los jazmines con viento de poniente regresando al pasado entre olores pestilentes y campanas que no paran de sonar mi muerte las beatas rezan y los jóvenes fuman porros y esnifan la esperanza de conocer a Dios en persona. Esto es como una trampa un pueblo funesto en que los habitantes miran la viga en el ojo que tiene otro. Me han linchado a piedras pinchado las ruedas del coche esputado los cristales será por el deber cristiano de amar a tu enemigo. Asustado con la ira comprimida en un puño sus palabras como latigazos y cuchillos me acorralan mientras mi motosierra sueña. Y es regresar hacia atrás como intentando escapar de un remolino que tarde o pronto te va tragar. Agarrado de la mano un pueblo fascista y beato y drogadicto el Pequeño Vaticano o la Pequeña Alemania la llaman lástima que calidad de las sustancias nefandas no alcance ni de refilón los renglones enervantes que tendrán aquellos. Son demasiados la debilidad espiritual junta produce pavor como una masa sin cabeza: y yo soy su próximo plato: padre nuestro que estás bla bla bla a ritmo de campanas que como martilladas destrozan a la par que suenan mi altar mi impulso más que intelectual mi música estelar para rellenar mi porción etérea colgando viviendas celestes mientras Esos charlotean no viendo las sombras que crecen bajos sus pies y se apoderan de su fe caduca y marchita mientras que a su paso todo hace sino bostezar.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s