Arcoiris manchado de cieno

Amparo tienes una hija preciosa y trabajadora y un hijo que no paraba de tirarme los trastos hasta que le amenacé con darle un puñetazo. Te amo Amparo más que a tu hija mientras tu hijo le da al manubrio pensando en mí en tus entrañas deposito en ti mi simiente fruto de un imparable deseo que te contorna como ideal de amor y de guerrera.

APOLONIO GUILLIAN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s