Fuera de aquí no nos interesa conocer tus caminos (Job 21, 14)

noria

(Dormid ahora que aún podéis o ¿Te podrás quejar Zeus? o Último aviso o Fantasmagóricos insectos a mi alrededor me angostan estrechando craneales rotaciones). Un vuelta de tuerca más tan sólo una curva mal tomada y mi cerebro derrapará desbarrancándose para siempre. En los blancos asfaltos donde Morfeo puso cines y teatros me enseñó de las gracias que os debo y que sólo es culpa mía el haber acabado en los secadores donde los camellos cortan bacalaos sin que importe la salud pero sí el dinero de los plásticos redondos rellenados con medicinas y demás porquerías para calmar de todo menos estampar el subidón de la perika (y ese hierrito verde tan simpático). Soy tan gran poeta que moriré aparcado tirado como una mierda en cualquier cuneta sin árboles a los que sonreír (quitadme también las piedras). Brillan luces de feria las atracciones giran el Apolo rueda parpadeante mientras gritos jubilosos se propagan ajenos al esqueleto de la atracción que se descoyunta traquetea mientras en los andamios que cruzan de parte a parte todas las carreteras diplomados serafines legales esputan sobre vuestras cabezas los fallos del sistema a la vez que luces de emergencia y sirenas inundan todos los confines donde vive el hombre por todos los meridianos de la tierra vistos desde la noria que da vueltas y vueltas alrededor del planeta… pero sólo oís el ruido de vuestros gases y no veis que tras el bienestar ascendientes vuestros gritan como si Munch pintara un cuadro. No debería meterme más me explotará el celebro cerebelo lelo me perderé en la mente en un pútrido brote que ya debo dejar para vuestros hijos que tarde o temprano caerán no lo dudéis descendientes de…: procurad que sea de buena calidad, si la escayola se ata con plástico hierrito o viene con papela da igual. Gracias Morfeo te doy la razón, en los linderos del sueño los veo venir de nuevo SON ELLOS (vosotros): sólo son (SOIS) malos viajes: colocones agoreros, bajones errantes, rayadas, no tengo porqué tener miedo. Gracias gracias gracias muchas gracias, estoy seguro de qué valdrá la pena, gracias, sí, a todos, hasta el camello: a él especialmente.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s