A un milímetro de entrar en la Muerte…

suicidio-con-pastillas

(El despertar de las piedras o Sustos típicos de un yonki pijo o Alucinium tremens in mode soft o Nueva oportunidad de seguir pillando o Desamparado con 15 pavos en la mano o Paso de la Gloria o La luna de Venus). Hace un rato estaba en la cama delirando harto de soñar “Cansado” de que sombras amigas vinieran una por una a darme el duelo antes del funeral Mas yo agradezco tales visitas que por el volumen y el sentimiento hacia mí se me hacía difícil tasar en qué proporción exponencial me amaban Miraban los boquetes de mi cabeza castigada y levantaban sus manos contrariadas al ver los daños catastróficos que psicotrópicos chungos me habían impregnado en los universos de mi joven mente de poeta. Los ojos de Venus en lo alto contemplan callados mis amargas e inflamables secuelas. He tenido una idea para un poema tan magnífico como raro pero he pasado de escribirla No es por nada Es simplemente porqué no tengo ganas. Anoche anunciaban mi muerte Seres que viven aquí pero que muy pocos pueden ver Yo les decía: ¿Por qué os entristecéis? ¿Acaso es que voy a convertirme en Nada? No no es eso, respondían, es que son largas las despedidas en Eideen. Ellos me amaban tanto que es complicado imaginar lo quebrados que estaban cuando lágrimas en cara y corazón en mano venían a dar uno por uno el Pésame en una hilera que jamás (que ni yo quisiera) parecía terminar Perros de tiempos pasados aullaban a mis lados apesadumbrados mientras yo les acariciaba y les decía: tranquilos tranquilos sólo será un rato un momento de dolor y un duro juicio que me va a poner en mi sitio Nada más. E Intentaba cuadrar el laberinto de mi cerebro hacia el funesto pasillo dónde nieblas siniestras y terroríficos ancestrales árboles sin follaje me esperaban acechando impasibles en lindes preternaturales: yo empezaba a caminar mitad contento (mi objetivo a un suspiro) medio atemorizado (llegaba de errores cargado) Pero todo principiaba a temblar algo fallaba: quizá la nieve no estaba lo bastante adulterada o los agujeros de mi Psique no eran lo suficiente profundos ni el amor para adentrar en el túnel final mi espíritu y todas mis faltas con la conciencia premeditadas Mas yo quería penetrar en la última morada antes de expirar mi descenso postrero a los alambres de la cama… Venus resplandecía mágica y preocupada viendo a mi alma ahondarse en pasos que no dudaban pisar en mortuorias baldosas En sondas que ya no habrían de regresar a la Tumba ni resucitar el Panteón: Cuerpo Vencido por las Tormentas de la Existencia… me retenía Ella sentada en una brillante Estrella… ¿Acaso el milagro no se ha obrar? ¿Es tan grave mi condena que sólo lo peor puedo esperar? ¿No han sacado suficiente jugo a mi agonía ya? Grité y exasperado volví a blasfemar… Venus suspiró cuando el día amaneció alumbrando de nuevo mis dolores y asustado al abrir los ojos pedí perdón sincero tan agradecido como angustiado… un eco me respondió retumbando por esferas que venían traspasando todos los sueños Eran  las piedras que siempre han estado despiertas: agarré para escribir y plasmé este poema: me calcé ropa luminosa: una jornada más caminaría con todas mis heridas reunidas por el Suicidio de la Vida.

GABRIEL

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s