Tatuada para siempre

Pero tú tenías en tus ojos todos los colores de la eternidad, toda la luz del mundo para iluminar nuestra vuelta al polvo, el brillo para indicar el camino a lo excelso. Pero así como se pudre mi corazón se pudrirá tu rostro; y tu alma, forjada por el semen de los siglos en el amor gastado de millones de inseminaciones y corridas de escándalo, llora las lágrimas de las diosas que te concibieron, pero tú no las ves caer.

APOLONIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s