Puente 13: Soga mugrienta y resbaladiza entre la salvación y la condena

20060213193944-equilibrista

Allá lo lejos sobre las cornisas de las dolinas hundidas entre montañas he plantado la antorcha en la punta más alta arriba de antenas y enfisemas en los pulmones de la madre tierra. He dejado mis huellas en profundas cavernas y me he arrodillado hasta hacer sangrar mis rodillas pidiéndole a las cosas cósmicas el pase de lo humano hacia las estrellas. Mas la Madre me miraba enamorada y dándome un no como respuesta he virado 180º para colocarme al otro lado del escenario y condenarme hundiéndome entre la ciénaga de muertos como estrategia salvadora de pecadores que merecen la nada devoradora más yo insisto en que tengan un juicio justo. Oh Madrecita más allá de ti mis Blasfemias remonten el Cielo en el cieno que nos corroe pagando inocentes las faltas de los egoístas me rebelo contra lo Arquetípico hipotecando mi eternidad balbuciente que se sostiene entre los abismos en hilos tejidos por Arañas masacradas por mi Especie. Entiendo tu postura y la respeto: no habrá baile sideral para todos mientras me ahogo en el barrizal cárnico de muertos Oh Madrecita sé que desde tus médulas hasta tu rostro me amas: que mi condena saque, si en las Alturas me aman, la debacle Humana y si mi Castigo ha de ser Inmortal entre difuntos innobles HAZ AL MENOS QUE BAILEN MIS PADRES! Y la Madrecita trinada de pájaros me responde: Así sea Poeta tu esperanza se tendrá en cuenta, ahora peca e impreca maldiciones a lo alto, mientras respetas a lo bajo, que ellos paguen sus deudas con la tierra y si tienen las manos manchadas de sangre pesarán en tus espaldas embarradas hasta que te vuelvas ligero y lo levantes al estrado donde todo tiene que ser juzgado, si tu plan no sale los Mayores viven lejos y olvidan, más te valdrá que caves al otro lado del Vacío un túnel para escapar allende del Séptimo Círculo sin desintegrarte a ti y a todos los que irán detrás… o puedes no hacerte cargo y si el Veredicto es volar volarás junto a todo lo que has amado. Oh Madre me desintegro entre lo Anciano quiero volar… pero qué será de todos ellos? Los ojos de mi Catedral la Madre Cueva se cierran. Haz al menos mis padres volar!! Y Ella responde: Así sea tu Compromiso Anillo de una Nueva Alianza para el Hombre Malvado si tu no pasas Ellos tampoco lo harán. Silencio. Un Mirlo, poeta de tiempos antiguos, y un Gorrión, se me posan cerca, uno a la derecha y el otro a la izquierda, y por arriba de mí un Águila planea. Alegría alegría caen desdichados al Acantilado. Abandono la Iglesia en roca esculpida con una expectación y el corazón en un puño: un suspiro sale de mi boca y entroniza la cabeza de la Cueva, casa cósmica; solo regreso a mi vivienda, las rodillas sangrando, lleno de mugre, las mejillas con regueros de lágrimas, los niños chillan ajenos y contentos a la desgracia que les aguarda. Quiero gritar: No volveré más! Pero me callo y el mutismo recorre mis entrañas como un escalofrío. Un viento sopla… Madrecita!! Y del éter de la Atmósfera se desprenden mágicas y divinas bolas cósmicas… Extiendo mi mano que se desgrana como una bendición y un lamento sin saber pronunciarme… sin saber poner fin a este poema… sintiéndome a la vez Salvación y Condena.

GABRIEL

2 Comentarios Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s