No D.E.P. para mi perro, que siga la batalla

(Srep o En el pico más alto cabezas con cabeza de nubes negras). Diluvio gris sobre las tejas de las casas todos sin salir la calle desierta menos árboles sólo se ven dos figuras alegres y siniestras: son mi perro y yo a la caza de tormentas. Truena y relampaguea crujiendo los ventanales que el agua salpica en el recaudo que guarda de resfriados e infartos a las personas. Pero mi perro y yo amantes de las tempestades buscamos ver de cerca la cara del rayo mientras las nubes eléctricas desatan con furia hermosos latigazos de luz iridiscente que nos ciegan sin hacernos daño pues nosotros no los desafiamos sino queremos converger sintiéndonos más cerca que nunca del sacerdocio con la naturaleza. Empapados hasta la médula escalamos hasta el Coll de la Rafaela saboreando las gotas de agua y los estallidos en el cielo acercándonos al dominio del átomo como dos buenos guerreros. Y Guardianes de la Madre Cueva nos miran sorprendidos como pensando: ahí van otros dos que sobre las piedras de esta montaña serán esculpidos. Jadeando ya cansados regresamos a casa en el fuego de la lar solitarios como ermitaños lo seco con un toalla y me cambio de ropa: la tormenta escampa ¿cuántas más quedan por cazar? ¡Oh Perro mío allá donde estés aguarda que en la próxima salida tomaré el rayo como espada y la levantaré mientras tu corres guiando a tus congéneres que desfilarán veloces elevándose para ser a través de los sueños en la Verdad que atravesará la barrera del sonido de tu raza noble y amiga por todos los canes desheredados rumbo las gradas de Saturno! Silencio el mar se agita y en mis sueños veo a Esquirla galopar sobre el azur  marino. Y pensando que puede ser un diablo disfrazado se acerca: es Él, lo abrazo llorando, se tiene que ir, se le ha quedado pequeño este sitio. Él es en sueños desbocados mi Dios quiere que tenga presente que la muerte es un tránsito y que la realidad es engañosa y no es sólo en mi corazón y mente donde mi perro está sino inmortal en un Parnaso entre lo Arquetípico y lo Preternatural.