Levemente inspirado en Ian Curtis después de 36 años de su muerte

(Atmósfera o No te alejes en silencio). ¿Oyes el rumor constante del mar cómo vacila en la profundidad marina? Son los espíritus malignos de tus antepasados que vienen a buscarte en el dosel de la cama mientras la noche posee a tus ojos que deliran. Agítate respira deja que los sueños se encaramen a un parnaso de mentiras mientras te devoran las pesadillas. El viento ulula por entre los huecos de tu intelecto pasando factura a las redes que te atrapan en una vorágine de fantasmas espectrales que buscan arrastrarte y situarte en lo más bajo de los abismos pestilentes que emanan de tu alma penitente. Y tápate con las sábanas agárrate a la almohada. Los oyes venir ya están aquí las tinieblas se hacen presentes y con sus uñas mugrientas arañan la realidad que te envuelve. Manantiales desbocados de pecados fluyen como mil afluentes hacia tu corazón desvencijado y mana la sangre salpicando los crímenes funestos que te le legaron tus antepasados. Asustado en un océano de malas visiones se recrean en hordas gigantescas de terríficas alucinaciones que asedian los bordes de las esquinas del lecho que impreca que cese ya de una. Has agarrado la cuerda mil veces atemorizado de poner en peligro tu eternidad y en jaque tu pecho quebrado estira doliente el parto que gime  en el alba de los estados el estadio de tu mente. Ya no habrá más soles de otros planetas ni te mirarán las mujeres anhelantes, no verás piar aves alegres en tu impía presencia, sólo restará caer hacia la fosa buscando el puntal que te desgarre. Y rezarás en latitudes distantes la oración que hará clemencia en los infiernos ¡oh nada apiádate! del vacío que te cerca a cada instante aguardando a que te desplomes en el barranco del olvido con nada más que dolor hiriente. Y las olas no arreciarán, el mar se calmará, la marea bajará y tú oirás a tu alma alejarse rumbo las rompientes de los remolinos que te tragarán por siempre jamás mientras jadeas a eones de millas sobre el mar que eras inocente… la espuma contestará paciente: aquí está el espíritu de una alma inconsecuente y oscilando antes del aurora las sombras te apresarán y de tu voz que lentamente se apaga saldrá un alarido y al reloj le faltarán dos segundos para indicar que menos para ti el amanecer es para todos. Y morirás abriendo tu esencia a los reinos escabrosos que te albergarán hasta que el universo se anille indicando lo que tiene que retornar tras tus pasos para que puedas dirigirte de una vez camino de tu verdadero ocaso.

Anuncios