(Canción del amor de ultratumba en la Verdad de constelaciones y nebulosas). Si quise hacer la canción de amor más grande de todos los tiempos dorando los vórtices de las mañanas hasta los ocasos coloreados de silencio allí donde las aves piaran libres los cantos a la dicha del despertar sin palabras en los horizontes…

(Ich bin ein Dichter). Agarrado a las mesanas donde gritos se arrojan exasperados en la lontananza humana. He bailado en las curvas peligrosas allí los suicidios se remontan en vergüenzas que tachan la casilla de las condenas sin más juicios ni palabras. He deseado suerte a los modelos de las prematuras muertes con el corazón…

Suena el timbre en las barcazas del desasosiego augurando un ténebre despertar en las velas del viento que se vienen a llevar las linternas que enfocan los faros que vienen a volar aves que acarrean la verdad. ¿Pero qué es la verdad? Llueve cieno sobre mis párrafos que se ahogan en un mar de herrumbre…

(¿Alguien vendrá a decirme algo?). Yo gusano embargado de cosmicidad en la podredumbre de mis nervios musculados que se arrastran por suelo regocijándome en mi propio dolor. Sumido al desespero concéntrico de mi carne me despedazo a trozos íntegros en los yerros de mis faltas que me tiran por la tierra como si yo fuera…