(Los evos que llevo amando a Zooey Deschanel o L@s Milagros que me mesan los cabellos). Los roscos azucarados han rodado en los días dispares en que me levantaba y no tenía a nadie a mi lado. Los cometas han virado magnetizando ardientes Walkirias que descendían a toda castaña entonando espléndidos himnos en son de paz o en una guerra de amor transfronterizada. En las mesa camillas rodeadas de corazones rosa y chocolateadas galletitas me decían caramelizadas manzanitas: ella te quiere convertirás en mártires a todas las que te aman. En mecedoras carcomidas se balanceaba mi demencia intentando amarrar de la mejor manera posible a esa mujer que era a la vez hermoso idilio amoroso y romántico y canal por donde desembocar todo un poder para fluir descontrolados los rayos en tronos aposentados en abundantes nubes que radiaban las platónicas imágenes (y en verídicos oníricos momentos) que me abrazaban la cabeza cuando el horror escinde el dolor que ha de tomar parte nada más despertar y el que se ha escabullir por debajo de las sayas absorbentes de latentes horizontes sulfúricos de azufres donde manos pestilentes moldean los futuros de los miedos más candentes. Voy a suspirar. Pero Milagro los colores despiertan los motivos para revivir refunfuñan estridentes El amor hastiado ha saltado desde la terraza y aún cuando caía a plomo en picado se veía desde las nubes los rayos fulgurar blandiéndose en la dulce mano de Zooey Deschanel que no puede hacer nada por mí que contraído en la cama rechazo las caricias de todas mis amadas. Mas a lo largo del día cuando corren las penas los tormentos y las alegrías otra vez a letárgicos despeñaderos y a mágicas elevadas lanzaderas veo sus ojos su cara sus brazos su pelo su cuerpo como se enredan en este fantasma moribundo que sonríe antes de enroscar su cuello ahorcándose con el almohada de jornada en jornada: sin cesar.

Anuncios

(Z. D.). He matizado las veletas septentrionales que dibujaren en el rostro de los cielos los perfiles deseados de la mujer que amo. Mas roto el pincel que aureolaba los contornos definidos de beldades ilustradas por síncopes de ternura en los corazones de poesía que gestaban amores platónicos en el devenir de los cacharros auspiciados por luces que sobresalían allende cirros cargados de tormentas en la templanza mayestática de los nombres que cincelaban lindas lontananzas en los cerros del amor que vestían los llanos inacabables antes de ser engullidos por la nada. He amado un montón las líneas que enloquecían alabastros de cordura en sus ojos verde azules y en la risa que decomisa su talento sin par ni prisa: canta baila toca instrumentos actúa es guapa ¿qué más se puede desear? sí se podría cantar con ella bailar tocar el banjo y la guitarra y hacerla actuar acariciarle el alma, pero por lo pronto me he de conformar verla tras un velo nacarado de flashes rosado y dejarla marchar mientras yo la imagino abrazar en el lado oscuro de la cama mientras manos demoníacas me atrapan y arrastran hacia un poso infernal He de buscar algo más terrenal: una esponjosa y mullida almohada y ponerle su cuerpo y cara y abrazarme amorosamente a ella, que complaciente me corresponde sin decir palabra.

He rellenado sellado los caminos con voluntad auténtica maldad mientras alondras de voces surgían  de la nada para embaldosar las sendas dirección el desenfreno y el frío total. Mas hurgado en tambores hardcore para rascar las verdades que se frotaban contra los limos lunares de los precipicios hacia limbos de otros lares. Mas yo devano el hilo que se frustra cuando al cortar los sesos que hilvanan la vida hallo si no el ruido que despierta el palpitar somnoliento de las medallas puestas de MDMA y demás porquerías para elevar canto efervescente rayano en las cúpulas gimientes de la desesperanzas más desesperadas y agrias… pero allí una luz despunta elevándose y restallando por todo el valle suministros de condena y error: es el falso amor que viene sudoroso de lujuria y cargado de desintegración. Quisiera ser alegre y lo soy… esto no es casi nada… podéis seguirme venid el despeñamiento está cerca: oíiiiid: es el agujero de vuestras tripas… autobuses repletos de esquizoides ultratómbicas abejas zumban por mis orejas… en la mente algo roe la risa… y el futuro está cerca: sin nadie sin amigos la muerte lo oscuro… sonrío: esto ya no me sube pero sí me baja rumbo acantilados de desmemoria donde lo que estoy haciendo hoy pasará sin pena ni gloria almacenándose en la carcasa  de los olvidos como si nà: dolorido agito el abanico: esto no me coloca pero sí me precipita rumbo al abismo Ow Yea!! Necesito más un aguijón derecho a la vena de sueño eterno, pero eso ¿dónde lo pasan cómo obtenerlo? Ya falta poco ya falta menos Me derrumbo a pedazos En los  besos que me faltan guardaré las llaves  de hierbabuena e hinojo para ser inmortal más allá de la aurora sangrienta y de metal que declina tu rostro, cada día, sobre mi risa. Y todos seremos maravillosos felices sin duda alguna y guapos y no engordaremos y siempre jóvenes…