(La cruz por lontananza). En las penumbras que quedan a la diestra del almohada siniestras albas perduran en los doseles y se escapan en la madrugada hacia los remolinos de sueño engullendo las alucinaciones en visiones de espanto que tocan la piel cuando duermes enajenado absorto del terrenal reinado. Y las sombras se repliegan rápidamente dejando tan sólo resquicios de luz que se filtran por la persiana tirada para que se desvanezcan las pesadillas relegándolas a su oscura morada. En las razones del viento por reanudar la marcha se fugan las esperanzas en la jornada macabra apuntando al norte del no hacer nada. Aspirando cancerígenas neblinas tosen los días sangrientos las debacles perfumadas de descalabres en el ajuar de las alacenas que se hartan de adioses. En las selvas de la mañana adrenalinas corren embriagadas de adornos mayestáticos que no se mueven y la calavera ha de hacer marcha. En el crepúsculo de las opacidades cerrazones en el horizonte dictan sobre el cráneo que todavía no hay astillas suficientes para pasar al otro lado. Tumbado como un muerto viviente genero las idiosincrasias que han de acumularse en las vertientes inmaculadas de adyacentes abismos para desbarrancarme a tropezones y lanzar mi vida a un cubo de basura. Se acumulan mis poemas en el porche del umbral de lectura mientras mi locura grita que ya basta buscando el interruptor para apagar de una vez mis ideas que me atosigan y martirizan en el calvario del sol que me aplasta como un gusano lleno de dolor sin que cuenten mi valgan para nada estos textos testigos de una muerte macabra que quedará colgada de la falda de Dios sin que éste diga palabra. En el bote de los poetas que murieron en desgracia se desenlata la verdad: aquellos que quieran tocar con sus manos la deidad habrán de transitar el camino recorrido por los profetas hasta notar clavar en las manos los clavos y que tengan que recitar: ¡Oh  Padre por qué me has abandonado!

I li diré com a zombi descompost: et voldré per tota la vida! I Ella respondrà: Calla ser infernal i torna a la teua tomba! (Apoloni)

 

 

En les galàxies del desig es broden els brins d’aurores màgiques que porten totes el rostre del nostres fills no nascuts a Eideen. (Apoloni)

 

 

La tristesa colpetja lentament tocant en mi: ja mai et voré disfressada amb les formes del amor que no visitaràn sino un crani mort que tamé estimava. (Apoloni)

 

 

No es possible que al final el milacre no succeïsca en els llindars del intel.lecte quan el dolor es transforma en vuit i crema meu desig per tu. (Apoloni)

 

 

I cauen llàgrimes amargues que ferixen desamors i desalents perquè tu ja no besaràs mai més el desert sense flors de la meua esperança. (Apoloni)

 

 

Crema! Tu no estàs tu no estàs! Es mort només la meua vida mentre el vent xiula tètric i funest entre la rosada que diu: mai serà teua! (Apoloni)

 

 

Li vaig preguntar al últim segón del calendari que passaba furiosament i el minuter deia constantment: Ella ja vola en un altre cap a les estrelles. (Apoloni)

 

 

Entonces em vaig despenyar al silenci horrorós de les hores sense nom mentre per les galtes es forma d’aigua patinava la seua cara. (Apoloni)

 

 

Lágrimas lágrimas de amargura tintan la negrura entre tú y yo y las cosas y caen a las honduras de un abismo sediento de sangre y vacío. (Apoloni)

 

 

No quiero mirar! No quiero mirar! Pero sé que miraré en el hueco que queda entre los dos y no estarás tú. (Apolonio Guillian)

 

 

El horizonte otea la voz que no me defiende ante la vorágine creadora de tus pupilas. No me amarás. No me amarás. ¿Y qué más da? (AP)

 

 

Oh muerte siempre quedará dándome tu cálido tacto y tu beso perfumado. ¡Me hundo! ¡Y sólo tú estás a mi alrededor! (Guillian)

 

 

Juré que te amaría por encima de todas la cosas hasta el fin de las estrellas aunque me ignorases… tirado de lado con espumarajos en la boca: te amo te amo te amo!

 

 

Gritando tu nombre en el desierto el viento carroñaba mi voz entre mortuorios lamentos llevándoselo remolinos de arena: Silvia Silvia Silvia… (Apolonio Guillian)

 

 

No creo en el amor! Esta noche nadarás sola hacia el horizonte! Oh que siento sino mis hijos morir en tu vientre? Cuando el Gran Pez te atrape: ¡ahógate! (Guillian)

 

 

 

 

Han renacido hoy los destellos que te hacían soñar, ¿no vives para hacer crecer tus alas de amor en el aire amando con el tiempo de un dios? (Apolonio)

 

 

Moriremos escalando por las lágrimas derramadas para escapar del infierno bajo tierra, ¡cuidemos que Ellas sean sinceras! (AP)

 

 

Este amor de leyenda que arde ignífugo, este amor que no muere, esos sollozos vertidos por ti, ¿o Dios por qué el tiempo no los borra? (AP)

 

 

Oh impulso extraordinario lleva mi voz como un cántico donde Ella se perla si ropa. (Apolonio)

 

 

Oh libertad en la prisión de los cuerpos despójate de los huesos y vuela allende. (Guillian)

 

 

Y carros de amor tirados por corceles de fuego resurgirán de las cenizas en el postrer día del hombre. (Apolonio)

 

 

Oh aros de lava girad inmensos en el Cosmos de la noche anillando los sueños para que ni uno sólo se pierda. (AP)

 

 

Dracs dibuixats en els cúmul nimbes descendiu a la terra i emporteu-se el meu macilent cor de poeta moribund. (Gabriel)

 

 

Chispes i centelles arremolineu els meus malsons per a fer un homenatge a Deu que mira i no fa res. (Apoloni)

 

 

Famolenc meu esperit en borbolles de negrura pren la mort en un camí sense retorn. (Apoloni)

 

 

Oh delicte proa fàlica que la busca en totes i no la troba en cap. (Apoloni)

 

 

Escalen les pareds craneals músiques imposibles situant l’esperança del home en lo més alt. (Apoloni)

 

 

Oh ideal d’aquella dona: qué mal m’estàs fent! (Apoloni Guillian)

 

 

El perdón es una tormenta eléctrica buscando su base para descargarse contra las culpables cabezas. (Apolonio Guillian)

 

 

I al morir les partícules que em composen es disgreguen tornat cada una de elles al seu lloc. (Apoloni Guillian)

 

 

I sempre serà junt al desig les formes eternes de la perpetuitat l’anhel bessó la promesa de la mort enroscat com una serp al seu cor. (AP)

 

 

Oh fàstic nauseabund que em fas alçar-me del llit sense ganes de obrir els ulls perdut en una fosca diatriba en direcció a cap rumb. (AP)

 

 

En las zarzas sangrientas astas de estrellas enfermas brillaban macilentas señalando los límites más atroces de la desesperanza. (AP)

 

 

En las veredas de los algarrobos perros difuntos ladran las despedidas en la noche que se alza a los lados de la cama recibiendo a tu alma. (AP)

 

 

En el dessassosec de la meua pluma mana el dolor de no poder pintar-la nua sobre el meu cos: que la tinta remanege per baix de la dona. (Apoloni)

 

 

 

 

 

I aprete les parpelles i em desfaix en milions d’àtoms luminiscents i a cada un d’ells li envie vents favorables i ventures cósmiques i expansives cap a la unió del bes. (Apoloni)

 

 

Toda humillación prepara su venganza. (Apolonio Guillian)

 

 

Y el grito al amanecer señala que el tiempo de los besos y el amor aún no llega. (Apolonio)

 

 

Mis lloros anegan los cementerios entre fúnebres panteones de piedra y por más que caigan mis lágrimas ¡nada calma a los muertos! (AP)

 

 

Human poetry is just words… just words…

Frases de esta vesprada

Y las sombras volverán a reinar en lo que antaño les perteneció. (Apolonio Guillian)

 

 

Todos vamos a morir y sólo se oirá la música del silencio entre la hierba. (Apolonio Guillian)

 

 

Y los fantasmas aúllan temerosos en el temblor de la Luna y se adueñan de la pesadilla que corona mi cabeza de agonía. (AP)

 

 

Espectres brunzixen en les latituts amorfes del meu cervell mentre criden estridents: Ella no es per a tu!

 

 

En els rius d’argent que nudrixen els mantantials que entren desde l’Atlàntic li diré banyat en llàgrimes: soc tot el que has perdut!

 

 

Meandres de sospirs van cap a la cascada suicida com un llant que perla en la meua cara les gotes cristalines la seua cara. (Apolonio)

 

 

Tombat com un excrement mirant els núvols vuits, en el vuit del dia amb els ulls plens de fantasies, sense fer res. (Guillian)

 

 

I el miracle serà en aquell moment acaronar-li els cabells al vent i dir-li a la orella: com aquelles oronetes serem per sempre. (Apolonio)

 

 

I badallen espantalls en els batalls de les campanes que repiquen melancòliques rumiant les foses on acabaran tots els mortals. (AP)

 

 

Love is a hunter of hearts. (Apolonio Guillian)

 

 

Y navega la humanidad entre derivas y escollos chocándose contra los acantilados del horror cósmico hacia quién sabe dónde. (AP)

 

 

¡Oh música haz peligrar los estados de mi mente para que se desborde el caudal de mis ideas y aneguen la nada que me cerca! (Apolonio)

 

 

Sempre et voldré oh ideal en les flors i turments del meu cap perfilant el destí en la cercavila del llunyedar de la meua soletat. (AP)

 

 

Ya vendrá el gusano o la ceniza a roer al dios del hombre. (Guillian)

 

 

El contento vil de las personas las llevará a crear planetas, constelaciones y nebulosas en el reino de la Atmósfera. (Apolonio)

 

 

Com a àngels celestials gaudiràn aquells que s’han estimat de veritat per damunt d’inconvenients i circumstàncies en el pols vital. (Apolonio)

 

 

Desamparados de la mano de Dios camino del Trono del Diablo quedaremos vagando desviados de la senda que lleva a las estrellas. (AP)

 

 

¡Oh corazón revienta el dolor del odio y el amor que retiene las presas que me inunden con todas las formas estrelladas de las mujeres malvadas! (Apolonio Gabriel)

 

 

Y como un Águila magullada Sin Dios desciendo en picado hacia el suelo pronto a estamparme para servir de comida a las hormigas. (AP)

 

 

La decadència de foc i lava aspira nuvolades cancerígenes i en les formes del fum vec un Espectre: es la meua calavera que  vol besar-se amb Ella i no vol. (Guillian)

 

 

Mor el proposit de magma en cuals canals anaben en ordre disparats contra el seu ventre que s’aparta i totes les verinoses serps cauen al sol. (AP)

 

 

Circunferències concèntriques acompassen el sostre el pilar en lo més alt on queda la senyora femenima i la tinta en lo mes baix. (Apoloni)

 

 

Un aliento resurgiendo del pecho al lado del corazón donde se guardada el nombre de la flor que ya florece con nombre de niñas: oh Madre Silivia. (A)

 

 

En silencio que queda entre cuerpo y cuerpo sombras y demonios ganan ventaja para llegar ante Dios e insultar: mire le traigo estas dos calabazas. (Apolonio)

EPITAFIO

(Regreso a Skeleton o Después de Gabriel). El viento seco sopla a través de las ciudades levantando polvareda: es mi espíritu vencido entre la hojasca que clama quedas venganzas ante el mutismo de las somnolientas lápidas. En la oscuridad de porcelana negruras revisten mi nombre que chilla encendido porque no puede descansar en paz. Y rechinan los dientes en el aguacero fecal en los silencios que quedan entre hombre y hombre. Me iré cuando esto acabe lejos de esos que me clavaron a un madero tachonando mi vida como si fuera un maltratado perro. Sólo quedarán mis versos sangrientos para que se maten unos o otros mientras yo dentro de Eideen vuelo a algún solitario lugar. Que la linfa que se derrame manche mi obra pero no a mí que no atenderé súplicas. Que mi dolor sea pasto de las sombras y que tergiverséis mi voz como más os convenga.

(Cuando hablan los hijos del deseo o Cicatrices en el útero). Cuando en las deidades terrenas hechas con materia que también tira flatulencias el éxtasis nacarado con cada miligramo de piel en los placeres cárnicos que saborean celestiales paradas en los orgasmos de todas las estaciones desde la primavera hasta el invierno tocan cenits inmaculados los roces en encarnaciones de alegre agonía mártires del cuerpo esclavo. En el crepúsculo de las uñas que arañan los torsos compuestos de goces en las rosáceas de ilusiones palpables con los dedos de la mano se deslizan vertientes en el erotismo sucedáneo de las delicias animales de las carnes que suplantan al hombre hecho dios en el gusto de las partes. Y lloran las raíces efluvios perfumados ante la fruición del encanto por palpar dérmicas realidades hechas corales mientras se derriten las yemas deslizándose por vello y bosques de púbicas verdades. En la unión está el hecho que procrea la simiente para dar al mundo fábricas de basura y destrucción o creadores. En la fertilidad del seno de la Madre que recibe al guerrero se conciben las esperanzas amargas o de bienaventuranza para que la semilla aflore. Y al abrir los ojos dejen atrás sus alas de ángel para congeniar con los átomos y la mugre que erigirá el futuro sobre un pedestal en las infancias que van a olvidar para adentrarse en el jardín y honrar la devastación que queda detrás sus pasos, desde la placenta hasta la tumba para que sepan bendecir que por lo menos aunque los arrojaron del cielo el suelo soporta la ira infantil para que sepan que algún día les tocará sufrir. He agarrado la cruz y me he puesto el sayo que vela debajo de las faldas el Monte de Venus para acariciar los hijos que no tendremos jamás: Silvia.

Darme Argo Jai Dios

(En el Nom de lo Ancià i Ancestral o Què ens dona Deu?). No atentamos contra Dios sino contra el espíritu y el cuerpo Primordial. Nuestras blasfemias hacen reír a las alturas que nos sueltan migajas de sustancia para que maldigamos las nefastas y dispares suertes mientras que los Dioses Primitivos que crearon Eideen soportan desde los esputos a la sangre que derramamos. Se hartan en las Alturas de los hosannas que adormecen a los más pintados ángeles que se corren de gusto viendo lo que soportan los humanos. En la proliferación divina de las formas que pueblan dentro de nuestra atmósfera el Alma Mater desde los Insectos pasando por los Conejos y Leones hasta las Águilas nos ofrece modelos de infiernos para resurgir de las cenizas de lo muerto pues el Hades no es para los Divinos. ¿Qué ganamos insultando a Dios sino crispación en la ira revenida que se burla del Santo Espíritu Primigenio por aguantar el descalabre de la especie humana que no sabe sino maldecir a un hueco. Mientras Dios se echa la siesta acunado por serafines transgénero prosiguen en Eideen las bienaventuranzas hacia el vacío así como las injurias que desafían el querer matarle. ¿No nos ofrece más un ternero que Dios? La Madre de las Vacas con una peineta funesta y un sayo se eleva mártir ante la virginidad de sus hijas que no querían morir a manos de una lacra. Y clama el hombre a la nada que no responde mientras lo Anciano nos da todo para subsistir y crear desde música, pintura y cine hasta literatura. Todo nos oye. Todo está envuelto de todo. ¿Por qué no propulsar nuestro espíritu sobre lo que conocemos para hacer más fuerte la raíz? El día que todo sueñe dentro de un sueño Universal los fantasmas de lo matado saldrán para poblar la inmensidad: si no podemos redimir el mal hecho eso nos devorará ¿a quién rezaremos entonces? Dios se fuga en un pensamiento mientras el politeísta jardín Antiguo engulle lo que somos, y de Aquí es de donde vamos a resurgir.

Se regala poema

(El Panteón de la Casa que acogió nuestra Estirpe o Coalición Norte o Quizá  cuando no quede nada más que Espíritu o El Manifiesto del Logos). En los martillos de ideas que golpean mi cerebro machacan mi intelecto Vestales de tiempos antiguos que hacen la colada con lavadoras ruidosas en mi testa. En mi orgullo de ser una reencarnación apolínea sobre las esferas de la tierra me trago la jactancia dispar de elevar allende las cornisas cantábricas más allá de Finisterre las Formas de la Cabeza que moldean la Península Ibérica y la Cara que representa Portugal. Clamando a las rocas para que esculpan la Silueta del hombre en el planeta las nubes me muestran el reflejo en mi corazón para erigir los contornos humanos en el Calendario Mundial como un espejo que ha de perdurar en el nuevo Pangea como símbolo de que la humanidad también sabe amar. Pero abismados al silencio en patrañas nauseabundas y baratas se matan sin identificar el fin que es constituir sobre la corteza de Eideen los perfiles que indiquen en la base la cuna que ha sustentado que el hombre pueda viajar a la Luna. Oh Corona de Cilantro que caigan las Torres de Marfil con gran estruendo y que los que las moran salgan a vivir luchando como Faros que han de prender las luces del porvenir. Dibujando en el zócalo el pedestal con los pies de Mujeres que no eran superficiales encaré en todas la belleza de Helena de Troya para que al tocar el firmamento pudiesen desplegar inmensos Árboles Genealógicos para entregarlos a la inmensidad de la eternidad. Pero ciegas las personas aupando falsos ideales se desvían de la dirección única que es poner a sus mujeres como armas vigorosas por arriba de las diosas que se burlan cuando aquellas envejecen y quedan atrapadas sus almas dentro de la carne. Mas yo rutilo en la alucinación excelsa de la visión preclara que indica que de la Tumba en la que viviremos habrán de salir los más poderosos guerreros y guerreras para enfrentarse al vacío de la Vía Láctea. Un suspiro corta la madrugada: es el amor que egoísta me insta a caminar olvidando la Voz del Cosmos que confía en unos cuantos para que regeneren Eideen en aquel día con una meta: unir a los hombres aunque sea con la mentira de que algún día serán los Dioses de la Tierra que darán la presencia por todo lo que ha caído muerto tras nuestras espaldas apoyados por todas las Consciencias Activas del Universo.