Más allá de la fe

En los sonoros despertares silenciosos la luz del sol contrapone la energía dormida en un estertor que ilumina las batallas ganadas y perdidas el aliento que remonta desde el suelo las Verdades del alma que grita decida oh Eternidad sea yo contigo uno y abrir los ojos y ver tus órbitas arraigar en el Atmósfera…

Meandros de sal

Mares de lágrimas en el valle de tinieblas sinceras y falsas no llenarán el caudal de un río que desemboque en la esperanza del separar el grano de la paja y anegar los mares del destino con átomos y centellas de horror en la vastedad galáctica el agua con pureza y la contaminación el juez…

Poya vieja (También valedero para María Natividad)

Prohibido amarse en el deseo las formas curvadas de mujeres a heladas distan las manos lo que los ojos tocan y percibe el corazón las esencias que se abren los perfumes del sufrimiento que las hacen más bellas. En el cono sur de las mareas concéntricas mares de jovencitas surcan los azures procelosas con ropitas…

Marea de condenas

Un lamento como un quejido surca las distancias arborescentes viene de latitudes distantes como un jirón que desgarra el barro de las longitudes del espacio de punta a punta de Eideen y diría también que de las galaxias. En el sordo latir nocturno palpita el corazón dañado de desfases en las heridas del día absorbiendo…

A mis amadas

Se descomponen ante mis ojos los rostros que un día amé mientras mi corazón esgarra el amor que sentí en los monstruos que me devoraban de ver que nunca serían para mí y se escapaban hacia los brazos de otros amantes que no las querían ni la mitad que yo. He ido traspasando charcos pantanos…

Aquel animal me habló. Breton “El manifiesto surrealista”

Llueve partículas de éter sobre nosotros más no las vemos solo los hipersensibles intuyen entre las hebras aéreas el movimiento estelar de evos de creaciones en Eideen que han ido ocultándose ante masiva aparición de humanos sobre la corteza terrestre. No obstante si observáis las piedras y a los árboles los veréis sonreír como en…

Deidad Autónoma

La noche suspira sobre los cuerpos vencidos entre sábanas y almohadas y se mezcla en los alientos cuando somos pesados horizontes muertos sin vida que susurran a las bajuras que silenciosas escuchan nuestros deseos y nuestras súplicas y encarnan en sueños lo que anhelamos de la vida, pero a veces se cuelan horrores que indican…

No hay nada ahí

Herido en los desgarros de la mañana cuando la oscuridad plácidamente se retira en la verticalidad siniestra de las lobregueces magníficas en lo primordial y primigenio de un cuento cósmico que nadie puede negar el sol me araña las síntesis de mis párpados que han de abrirse quiera o no y dejar que los colores…

Amigos en el suicidio

Pero la cuerda oscila al vaivén de tu sombra en la negrura que se proyecta contra la pared tu cuello tu suspiro ahogado cortado engullido por ti ante el aire que te observa morir. Prívate la respiración exhala tu deseo atrapado en las formas de ella. Rodéala el cabello trinado de pájaros y ángeles con…

Desgracia final

En los contextos filosóficos de la realidad las hadas huyeron batiendo las alas en desbandada hacia otro lugar. El sol gira y los colores brillan reflejados por partículas iridiscentes que chapotean en los ojos de la gente que no ve un solo color sino en transparente. Y las locuras esparcen de psicología en psicología en…

Mis tímpanos de bronce

En los turbos de las dulzainas se atan los bucles con la mayoría de gente en la calle mirando la procesión circular como de bucle en bucle. Y se encienden las razones iridiscentes del porque poner los pies en funcionamiento cada mañana al despertar sin emociones que mueren nada más abrir los párpados candentes. Y…