Más allá de la fe

En los sonoros despertares silenciosos la luz del sol contrapone la energía dormida en un estertor que ilumina las batallas ganadas y perdidas el aliento que remonta desde el suelo las Verdades del alma que grita decida oh Eternidad sea yo contigo uno y abrir los ojos y ver tus órbitas arraigar en el Atmósfera…

Ciudadano Poeta

s Mis dedos astillados de volcar desmedidos desacatos constreñidos en los bosquejos que dedico en los prados poéticos de la tinta que se escancia como linfa sin futuro ni presente y con un pasado lleno de faltas graves. El reloj gira deshaciendo la arena de mi tiempo como ceniza en los remolinos de agua en…

(Como agua de mayo la esclavitud para los malvados que sí que morirán).

En las listas de desgraciados a la que había que apuntarse sólo por venir al mundo yo estaba entre los primeros levantando la mano por querer abandonarla. Atroz la vida corre en los esperantos del asfalto que ven las torceduras de tobillo y como los dioses sabían que siendo tantos esto mejoraría y habría hospitales…

En las cenizas pasajeras había un eterno olvido que no recordaba los gritos que rociaban las sienes en los intentos por ser coherentes ante la realidad que impone el hombre en su única visión monocapa creyendo que abarca la totalidad sin siquiera tener quebrado un trozo de oblicuidad que abra su mirada al universo dentro…

(Atracón o Lluvia de metal acuñado).

Se sacuden las horas pesadas pasa veloz el tiempo en la mañanas de los abriles de las desmemorias cuando recién levantado el cuerpo de la amada yacía a tu lado como un cadáver enamorado de las dobleces de tu persona y roncaban cebados los adalides de la discordia en el poder caído a plomo por…

El Tambor de la Derrota

En los tornos marinados de la fe se giraban las cabezas del revés no teniendo nadie claro a lo que se enfrentaba nada más acabase el sanguinario y siniestro teatro. En las pérgolas sombrías donde oscilaban pies a dos palmos del suelo gente que sabía del amor se ha adentrado en aristocracias mortales allende los…

Alba sin Ella

En un histrión del horizonte sobre el velamen rosado de las nubes un rostro se escapa deshilándose entre las hebras del aire es Claire que ajena a mi desgracia baila su amor enamorada de la vida mientras yo me deshago entre las sábanas heladas de sudores de ultratumba en las noches heladas cuando me despojo…

Balas como panes

En la cumbre del desprecio hombres esputan a los que caminan por abajo sin saber que tarde o pronto caerán desde al acantilado que se han forjado. No hay luz de paso sobre las siniestras colinas que miran aburridas el rastro de sangre que algunos dejan. En los parangones maniatados de la fe chirriaban las…

Volveremos a ser jóvenes

Bajo los pies de gente que camina por la corteza de Eidiina se alzan los posos sangrientos de generaciones que lo hicieron tan mal en vida que ahora entre lo sórdido y tenebroso moran en las entrañas de la Madre Vientre Humana dispuestos a una redención lenta y dolorosa en que su maldad volverá al…

Lágrima de resina

Acaece en los nervios valvulares de la sinrazón en los métodos que el aire pone a disposición del que respira en balde maniatado por la desesperación en los tubérculos de la Luna que suspira ante la amargura de los siglos que discurren en lentitudes rápidas desde los orígenes hasta aquí y que ahora se plantan…

(Tripis para volver a casa o Polvo de Ángel para torear espectros).

Cuando en los parkings de las discotecas derrapaban las pastillas las cápsulas los porros el alcohol el speed y la cocaína en el cerebro se pronunciaban las crestas de las torrijas esperando los mandatarios que la juventud cayera porque aquellos ya estaban colocados y éramos demasiados. Y de las arenas movedizas de aquella juventud infame…